viernes, 25 de febrero de 2011

Próximamente, los ganadores de “Teatro Incluido” en un libro


Ya se encuentra en su etapa final la edición del libro que reúne las obras ganadoras del 1° Concurso Internacional de Dramaturgia “Teatro Incluido”, titulado: “Premio Teatro Incluido”.

El libro contendrá los textos de Luis Araújo (“Trayectoria de la bala”, premio Fundación Cultura Frontal); María Rosa Pfeiffer (“Una mujer inquietante”, premio INADI); y Stela G. Camilletti (“Frutos silvestres”, premio UNICEF).

Las obras ganadoras han desarrollado temáticamente el concepto de “inclusión”, a partir de determinadas vulnerabilidades socio-culturales, como la xenofobia, la violencia de género o la inequidad social.

El libro también incluye, a modo de prólogo, las palabras de Patricia Zangaro y Ana Alvarado, reconocidas dramaturgas que abordaron con pasión la compleja tarea de elegir los textos ganadores.

El 1° Concurso Internacional de Dramaturgia “Teatro Incluido” fue posible gracias a las organizaciones que brindaron su valioso apoyo: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Embajada de España en Argentina, Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA) y Alternativa Teatral.

martes, 22 de febrero de 2011

Premian en Berlín a film argentino sobre temática gay


El filme argentino Ausente, del director Marco Berger, fue galardonado este fin de semana con el Premio Teddy a la Mejor Película de Temática Homosexual, que entrega el Festival Internacional de Cine de Berlín.

La película de Berger es un thriller en el que un adolescente acosa a un docente, con el riesgo de que el adulto quede expuesto públicamente y sea el que lleva las de perder ante los estrados judiciales.

En la película, Martín, interpretado por Javier Prieto, es un joven de 16 años, que pide alojamiento en la casa de su profesor de gimnasia (interpretado por Carlos Echevarría), por quien se siente atraído en el descubrimiento de sus inclinaciones sexuales, y con el que establece una relación de engaño y acoso que puede concluir en tragedia.



El premio Teddy, que con la presente edición cumplió sus 25 años, se entregó en una fiesta celebrada en el recinto del antiguo aeropuerto de Tempelhof, en Berlín, cerrado como aeródromo hace dos años y donde ahora se celebran todo tipo de fiestas y desfiles de moda.

La ceremonia recibió la visita del alcalde-gobernador de Berlín, Klaus Wowereit, así como del director de la Berlinale, Dieter Kosslick, y otros personajes de la vida pública berlinesa.

Fuentes: SentidoG

sábado, 12 de febrero de 2011

La gastronomía cordobesa ya no guarda secretos para las personas no videntes


Desde la ciudad de Córdoba se está trabajando para que los nuevos negocios del sector gastronómico cuenten con una carta en braille y el macrotipo, como requisitos indispensables para su habilitación. Al respecto, Javier Torresi (Dirección de Discapacidad de la Municipalidad de Córdoba) explicó que la idea es aprovechar las ordenanzas 11.677 y 11.683 referidas a bares
y restaurantes.

Durante el mes de febrero ya se emitió una resolución para hacer exigibles estos requisitos. “Y en la primera quincena de marzo lanzaremos un operativo para los bares y restaurantes de más de 300 metros cuadrados de superficie, para emplazarlos por un término de 10 días. Si pasado ese plazo no cumplen con las nuevas condiciones, procederemos a multarlos”, señaló Santiago Guerrero, director de Habilitación de Negocios del municipio.

Desde la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Córdoba, Jorge Piñeiro expresó que todos los bares y restaurantes deberían tener implementado la carta en Braille. “Lo que sucede es que muchos no la tienen actualizada, porque al estar en un contexto inflacionario, los precios cambian permanentemente”. A su entender sería mejor que se imprimiera en braille pero sin los precios, y que éstos fueran comunicados por los mozos.

En la ciudad de Villa Carlos Paz también se sancionó una ordenanza que dispone la obligatoriedad de exhibir cartas y menúes en sistema braille y
en macrotipo, en los establecimientos gastronómicos.

Fuente: La Voz

jueves, 3 de febrero de 2011

Un libro rescata las voces y la cultura de mujeres aborígenes del sur


“Mamihlapinatapai” es un libro que reúne poesía escrita por mujeres mapuche, selknam y yámana. La compilación fue realizada por el poeta Cristian Aliaga, quien en su prólogo ha contextualizado la necesidad de rescatar estas voces: "La literatura de los pueblos originarios del extremo sur ha padecido, al igual que todas las culturas de América, una operación etnocéntrica de silenciamiento, manipulación y subordinación sistemática. Las llamadas 'conquistas' de América y del 'desierto' intentaron eliminar sus relatos al mismo tiempo que se deshicieron físicamente de quienes los repetían en torno al fuego, mediante campañas de exterminio".

Si bien las poesías son mayoritariamente mapuches, Aliaga también incluyó textos de culturas que fueron diezmadas junto con sus habitantes, como la yámana y la selknam, entre ellos, los de Lola Kiepja, último hablante selknam que murió en la década de los sesenta.

Algunas de las poetizas incluidas en “Mamihlapinatapai” son: Liliana Ancalao, docente pertenece a la comunidad de Ñanculahuen (Comodoro Rivadavia), quien también partició de la antología bilingüe “Mujeres a la intemperie”; Graciela Huinao, poetiza mapuche Huilliche, nacida en Chaurakawin (provincia de Osorno, Chile), quien también ha publicado en dos lenguas: mapuzungum y español; Beatriz Pichi Malén, cantora y poetiza mapuche, nacida en Los Toldos, y perteneciente al pueblo Yámana.

Acerca de por qué eligió sólo mujeres, Aliaga reflexiona: “Creo que hay una carga femenina de resistencia que es muy fuerte en todos los pueblos. Por eso creo también que elegir sólo mujeres fue una decisión de justicia poética, de justicia histórica”.

Fuente: Blog de Marcela Pastore

viernes, 28 de enero de 2011

“Hacer medicina en su más pura esencia”


Un grupo de médicos liderados por profesionales del Hospital Británico de Buenos Aires viaja dos veces por año al Chaco Salteño para atender a comunidades de pueblos originarios. Hasta el momento han realizado 20 viajes pero esperan poder aumentar la frecuencia de sus visitas.

Una de las primeras cosas que hacen los médicos que integran el programa “Thomas Elkins” al llegar a Santa Victoria Este, la localidad que sirve de base de operaciones, es dirigirse a la FM local para anunciar su presencia y difundir el cronograma de la recorrida.

Miembros de las comunidades wichi, chorotes, chulupíes y tobas son atendidos por ginecólogos, pediatras, clínicos y odontólogos. “Nos sentimos útiles porque realmente nos necesitan”, sostiene médico Geoffrey Earsman, miembro del Servicio de Clínica Médica del Hospital Británico, y uno de los líderes de la programa. “Es hacer medicina en su más pura esencia”, agrega, y continúa: “Nos pone los pies sobre la tierra, a tal punto que de vuelta en Buenos Aires nos cuesta reinsertarnos”.

Parasitosis intestinales, tuberculosis y diarreas son algunas de las patologías más frecuentes con que se encuentran. “Uno de los principales inconvenientes sanitarios es la falta de acceso al agua potable, que genera complicaciones severas”, indica el Dr. Earsman. “De hecho, la región fue gravemente castigada por el cólera”, concluye.

Una meta futura de este programa es posibilitar el traslado de pacientes con enfermedades que requieran atención de mayor complejidad o cirugías reparadoras al Hospital Británico de Buenos Aires, cuando éstas no pudieran ser resueltas ni en Tartagal ni en Salta. Todo un desafío que dependerá de nuevas donaciones y contribuciones. Aquellos que quieran colaborar pueden dirigirse a Fundraising Hospital Británico: 4309 6827 / 6828. fundraising@hbritanico.com.ar.

El Programa de Asistencia Médica Continua fue ideado e iniciado por el Servicio de Urología del Hospital Británico de Buenos Aires, en memoria del Profesor Thomas Elkins, Jefe del Servicio de Cirugía Reconstructiva del Piso Pelviano del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, EE.UU., quien llevaba adelante un programa similar en África. Tras una breve vista a Argentina, poco tiempo antes de fallecer, transmitió su experiencia a los médicos del Hospital Británico, quienes decidieron seguir su ejemplo en zonas postergadas de la Argentina. Con el tiempo se fueron sumando profesionales de otras instituciones.

Fuente: Asteriscos.Tv

miércoles, 26 de enero de 2011

La TV también puede formar y educar

Desde el 9 de septiembre de 2010, el canal infantil Pakapaka inició sus transmisiones regulares de prueba a través de la señal de Televisión Digital Terrestre en el canal 22 de UHF, y a través del satélite.

Se trata de un canal operado por el Ministerio de Educación de la República Argentina, dirigido a chicos de 2 a 11 años, que desarrolla los contenidos de su programación a través de un trabajo en conjunto con organizaciones especializadas en infancia.

El canal se propone promover el acceso de chicos y chicas a información y materiales de diversas fuentes nacionales e internacionales que contribuyan a su desarrollo de manera acorde a la Convención sobre los Derechos del Niño; y crear una programación de alta calidad dirigida al público infantil que respete los derechos humanos de los niños y niñas, que estimule su creatividad e imaginación, que promueva la diversidad y la inclusión y que despierte el gusto por el conocimiento.

Los contenidos que abarca comprenden las ciencias naturales, ciencias sociales, lengua, prácticas del lenguaje, tecnología, arte y comunicación. Incluye variedad de formatos que van desde la ficción hasta la animación 2D y 3D, el documental y espacios en vivo.

El canal además pone a disposición de docentes y alumnos material audiovisual educativo de alta calidad técnica y pedagógica destinado a apoyar el proceso de enseñanza/aprendizaje en diversas áreas curriculares, y favorecer el uso de las tecnologías de información y comunicación en los procesos pedagógicos.

Fuente: The Communication Initiative Network

miércoles, 19 de enero de 2011

Cine: discapacidad emocional


Los hermanos Andrés y Luis Rodríguez son realizadores cinematográficos, con una amplia trayectoria en el género documental. Bajo este formato han dirigido alrededor de 50 cortos y mediometrajes, en la mayoría de los cuales han ofrecido una mirada sobre aquellos personajes tradicionalmente marginados, en ocasiones invisibles ante la sociedad.

Sobre esta línea se ubica el argumento de su ópera prima de ficción, que muy probablemente estará en carteleras durante el primer semestre de 2011, cuyo nombre tentativo sería “Ana”.

Ana es el nombre del personaje central de la historia, interpretado por Vanessa Di Quattro, una adolescente de unos 19 años con discapacidad auditiva, que contrasta con la discapacidad emocional de su familia. Ana es abusada por personas de su entorno más cercano, porque no cuentan con las herramientas emocionales necesarias para convivir con su situación.

“Queríamos remarcar la gran brecha que consideramos que hay entre los adultos y los niños, las niñas y adolescentes”, reflexiona Andrés Rodríguez. “La película podría tratarse también de la pérdida de la inocencia, o de la incapacidad emocional, porque los capacitados somos los más incapacitados emocionalmente para ver una cantidad de situaciones que están a nuestro alrededor”.

El tema de las personas con discapacidad es un área en la que ya han trabajado los hermanos Rodríguez. Según comenta Andrés, “las personas que tienen discapacidades muchas veces son tratadas de la manera incorrecta, y son potencialmente blanco de abusos”.

Con una trayectoria como documentalistas, para los Rodríguez fue todo un aprendizaje el rodaje de este primer largometraje de ficción. Acostumbrados a trabajar con equipo mínimo, para ellos fue un reto estar a cargo de las 40 personas involucradas en este proyecto. “Cuando uno trabaja prácticamente sólo no le da mayores pistas a nadie, porque no cuentas con un asistente de dirección, ni con un director de fotografía; uno hace todo eso. Esto fue un salto para nosotros. Aprendimos muchas cosas, lo que se debe hacer y lo que no”, contó Luis Alejandro Rodríguez.

Fuente: Correo del Orinoco